• Fones

CARIES, UN ENEMIGO SILENCIOSO

Noemí Jorge Romero.

Estudio de la cavidad oral.

1° Curso de CIclo Superior de Higiene Bucodental.





En la actualidad, no somos conscientes de las complicaciones infecciosas que puede acarrear un diente con caries. Acudimos al especialista cuando nos duele una muela, un diente o cuando nos sangran las encías, pero no nos damos cuenta que esta es una enfermedad muy común que afecta a la mayoría de la población, incluso a nivel mundial. Esta enfermedad tan común nos puede producir otras enfermedades o afectarnos a otras partes de nuestro organismo. Se puede producir debido a varios factores de riesgo:





Higiene oral deficiente: Hay que lavarse los después de cada comida. La limpieza más importante es después de cenar.

Dieta rica en azúcares y carbohidratos: Estos azúcares que ingerimos se convierten en ácidos debido a las bacterias que tenemos en la boca.




Flúor no utilizado: El flúor es necesario para remineralización de los dientes. De ahí la necesidad de utilizar dentífricos con este mineral en la higiene dental.

Sequedad bucal: La saliva ayuda a eliminar las bacterias de la cavidad oral, por lo que los factores que promueven la pérdida de flujo salival o sequedad de boca (tabaco, alcohol, trastornos de las glándulas tiroideas y otras enfermedades y tratamientos médicos) aumentan la actividad bacteriana que acaba en la formación de caries.

Falta de información: La falta de información sobre la salud dental lleva a no educar convenientemente a los niños desde el primer momento sobre la importancia de la higiene oral y cómo realizarla para evitar complicaciones como la caries o la enfermedad periodontal, entre otras.

En conclusión, deberíamos llevar una dieta saludable combinada con una buena higiene oral. Y deberían concienciarnos desde pequeños que hay que tener una buena higiene bucodental.


0 vistas