• Fones

¿QUÉ DICE LA LENGUA A CERCA DE TU SALUD?

Inés Negro Prat

1° Curso de CIclo Superior de Higiene Bucodental.



Tanto el color, la textura o la superficie de la lengua puede indicarnos si sufrimos alguna patología. Los hábitos de limpieza, la comida o el cansancio pueden influir en los cambios que se pueden dar en la lengua, pero dentro de ciertos límites.

Según el color:

-Tono pálido o blanquecino: tener una capa blanquecina sobre la superficie de la lengua es normal por una falta de higiene o por determinados alimentos. También puede indicar ciertas patologías como anemia o faltas de nutrientes. Algunos problemas digestivos también se ven reflejados en la lengua. Si la esta capa es muy gruesa puede indicar candidiasis.

- Tono amarillento: el VIH y ciertas enfermedades hepáticas pueden producir esta coloración, normalmente ya se habrá detectado la enfermedad cuando surjan estos síntomas. También puede señalar dolencias estomacales.


- Tono rojizo: esto puede deberse a una deficiencia de vitamina B12 y ácido fólico. La fiebre escarlata (infección bacteriana que causa faringitis) causa la aparición de pequeños bultos y una tonalidad rojiza de la lengua, al igual que la enfermedad de Kawasaki (afectación grave que afecta a la piel, la boca y los ganglios linfáticos).

Según la textura:

-Manchas: esto puede indicar que la persona es susceptible de sufrir alergias.








- Llagas: pueden indicar un consumo excesivo de azúcares, proteínas o grasas. También puede indicar la falta de vitamina B6 o hierro, entre otros.

Según la superficie:

- Grietas en el medio: esto puede querer decir que tenemos un estómago débil o problemas digestivos. Además puede indicar la deficiencia de nutrientes.



- Grietas horizontales: significa que el organismo no está absorbiendo bien las vitaminas o la falta de energía.

- Hinchazón y capa blanca gruesa: la acumulación de mucosidad en el cuerpo o falta de bacterias “buenas”.



Gran parte de los cambios que se producen en la lengua se deben a una higiene deficiente y son reversibles cambiando los hábitos de limpieza. Si estos síntomas persisten tras haber mejorado los cambios se deberá acudir al médico u odontólogo.


90 vistas